Reforma Fiscal: Hacienda proyecta subir los valores catastrales de los inmuebles en 2015

Valores catastrales

Entre las medidas propuestas por la reforma fiscal de 2015 se encuentra la revisión de los valores catastrales de los inmuebles, lo que redundará en un incremento de los mismos y, por consiguiente, más impuestos a pagar. Los valores catastrales ya han experimentado subidas en los últimos años en numerosos municipios de todas las comunidades. Lo que en principio se planteaba como una actualización ha pasado a ser un incremento que puede incluso superar el 50% del valor de mercado, que era el límite propuesto inicialmente.

El hecho de que algunos municipios no hayan actualizado su catastro desde hace más de 10 años provoca que el incremento sea en ocasiones superior al 100%, llegando incluso a duplicar y a triplicar el valor catastral anterior. Y esta subida repercute de manera directa en el pago de impuestos. En primer lugar, supone una subida del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, que se calcula sobre el valor catastral.

Para amortiguar el impacto de la revisión, la normativa prevé que la diferencia respecto al valor catastral que estaba en vigor este año se aplique por décimas partes, para llegar a completar el incremento en diez años. Algunos ayuntamientos compensan parcialmente la subida con una rebaja del tipo impositivo del IBI que aplican en el municipio.

El incremento del valor catastral también supone el pago de un mayor impuesto de IRPF. Los inmuebles a disposición de sus titulares suponen una imputación de renta del 1,1% del valor catastral. Por lo tanto, a mayor valor, mayor impuesto. El aumento también afectará al Impuesto sobre el Patrimonio, al de Sucesiones y Donaciones, a Transmisiones Patrimoniales y a la plusvalía municipal.

El contribuyente siempre puede recurrir el valor estimado por la administración, especialmente en aquellos casos en que alcance una cuantía desproporcionada, superando el valor de mercado. Hay que estudiar detalladamente los parámetros que se han utilizado para cuatificarlo y comprobar si se han cometido errores o si es posible realizar correcciones. También puede acudirse a una tasación pericial que sirva de base a nuestra argumentación.





programa de facturacion