¿Sabes cómo rentabilizar un local para tu negocio?

rentabilizar local

Saber rentabilizar un local puede ser la diferencia entre el éxito y el fracaso en muchos negocios a pie de calle, como por ejemplo la tienda de un autónomo. Tener un local bien ubicado y con un escaparate que sepa captar la atención es una herramienta clave de promoción, pero también una gran fuente de gastos.

Es importante saber rentabilizar un local antes incluso de abrir el negocio. Y es que muchos negocios se ubican mal por alquilar un local más barato o alquilan más metros de los necesarios sólo porque “les salía más barato que otro más pequeño”.  A la larga esa decisión puede ser una fuente muy importante de gastos.

LECTURA RECOMENDADA: ¿Qué cláusulas ha de contener el contrato de arrendamiento de local comercial o de negocio?

Lo primero de todo es saber qué equipamiento necesitas, de cara a saber cuál será la inversión necesaria y así poder rentabilizar un local. En el caso más habitual de un comercio, y tras decidir un diseño, la inversión a realizar se destinaría a:

  • Mobiliario: principalmente mostradores  para atender y cobrar al cliente, probadores, percheros, góndolas para exponer artículos en espacios centrales, y soportes para paredes.
  • Ambientación: iluminación, hilo musical y escaparate son una inversión que dependerá mucho del diseño y de la relación calidad – precio del comercio.
  • Equipos de cobro: desde la tradicional caja registradora hasta el TPV que permite un mayor control de las ventas e incluso del stock de productos.

Una vez que tenemos claro cuál es el total de nuestra inversión, ya podemos hacer cálculos. La rentabilidad se mide como el beneficio obtenido respecto de la inversión realizada, por lo que se suele calcular en términos de porcentaje. Debes de tener en cuenta cuál es el beneficio que puedes obtener con diferentes tipos de negocios y compararlo con la inversión necesaria para acondicionar el local. Por ejemplo, si encuentras un buen local, puedes plantearte varias alternativas:

  • Una tienda de ropa: tiene la ventaja de que los márgenes pueden ser muy altos, más del 40%, y que la inversión inicial en stock no es muy elevada. Además la inversión en el local no requiere de mobiliario, ambientación, o equipos de cobro muy específicos y costosos.
  • Una tienda de alimentación: a diferencia del anterior los márgenes no son tan altos, hace falta más variedad de productos en stock (salvo que nos especialicemos), y el mobiliario es más costoso porque requiere de refrigeración para conservar ciertos alimentos.

Según lo anterior, y sin hacer cálculos, sería más interesante la tienda de ropa: es más rentable porque el margen de beneficio es mayor con una inversión menor. El problema del beneficio es que es difícil de calcular con precisión, a diferencia de la inversión que se puede calcular con bastante exactitud tras consultar precios y solicitar presupuestos. Por eso te recomendamos que calcules cuál sería el punto muerto que puedes obtener en el mismo. Para ello tienes que calcular:

  • Los costes fijos, tanto del local (luz, agua, alquiler, etc) como de personal, servicios, etc.
  • El margen de beneficio unitario, es decir la diferencia entre el precio y los gastos variables unitarios.

Una vez que tenemos las dos variables anteriores, basta con dividir los costes fijos entre el margen de beneficio unitario para saber cuál sería el número de unidades que tenemos que vender para cubrir los gastos fijos. Si las unidades a vender de manera mensual o semanal (dependiendo de la magnitud temporal de los costes fijos) son razonables, entonces podremos usar ese importe para calcular el beneficio. En caso contrario será mejor buscar un local que genere menos costes fijos.

 

control de stock