Segunda oportunidad para las personas físicas que se declaren en concurso

Ley Concursal

La reforma de la Ley Concursal nos ha traído como importante novedad la segunda oportunidad para las personas físicas que se declaren en concurso. Hasta ahora el porcentaje de personas que acudían a este procedimiento ante la imposibilidad de hacer frente a sus deudas era mínima.

El que acudía al concurso y no lograba un convenio con los acreedores, en lugar de mejorar su situación la empeoraba. Sus deudas aumentaban con los gastos del concurso y encima, los acreedores concursales pasaban a disponer de un título ejecutivo sin necesidad de acudir al Juzgado.

Ante esta situación, la reforma prevé la cancelación de todas las deudas pendientes a cambio de hacer al menos unos pagos mínimos, cuya cuantía varía según se haya intentado previamente o no el acuerdo extrajudicial de pagos. Del mismo modo, la ley impide el embargo de la vivienda habitual, sin perjuicio del resultado que obtenga en la negociación con sus acreedores.

El plazo de solicitud de este proceso voluntario de refinanciación será de dos meses desde la fecha en que resulte imposible atender las obligaciones de pago.

Exigencias al deudor

Para que el deudor acceda a la segunda oportunidad deben darse una serie de requisitos:

1. Comprobar su buena fe, para lo cual no puede haber ni declaración de culpabilidad ni condena por delitos relacionados con el concurso. El concurso debe haberse declarado fortuito.

2. El segundo requisito exige un sacrificio patrimonial con dos modalidades. Deberán haberse abonado todos los créditos contra la masa y los privilegiados (especiales y generales); y, si no hubiera mediado un previo intento de acuerdo extrajudicial de pagos, como mínimo, un 25% de los créditos ordinarios.

La exigencia de que se satisfagan los créditos con privilegio general y una cuarta parte de los créditos ordinarios supone un grave obstáculo para poder acogerse a este procedimiento, ya que la inmensa mayoría de los concursados no puede abonarlos. De ahí que existan serias dudas sobre la eficacia de la puesta en funcionamiento de esta reforma.





programa de facturacion