Subida de la base mínima de autónomos para 2016

subidabasemínimaautónomos

Al igual que ocurre cada año, los Presupuestos Generales del Estado nos han traído la subida de la base mínima de cotización de trabajadores autónomos. Los 884,40 euros actuales pasarán a ser de 893,10 en 2016, que viene a ser un incremento del 1%. Esta subida implica un aumento en la cuota mensual a pagar por los trabajadores autónomos, que ascenderá a algo más de 266 euros, lo que supone un aumento anual de 25 euros anuales aproximadamente. Esta subida afecta a más del 85% de trabajadores autónomos, ya que la mayoría cotizan por la base mínima.

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha criticado la medida, argumentando que, según datos del Ministerio de Hacienda, casi medio millón de autónomos declaran unos rendimientos íntegros (brutos) de 15.000 euros anuales, lo que supone un rendimiento neto (beneficio) inferior a 10.000 euros al año.

Con la subida en la base mínima de cotización, estos autónomos tendrán que cotizar en 2016 por una base mínima de 893,10 euros al mes, en total 10.717,2 euros anuales. Es decir, por encima de su rendimiento neto

Hace años que las federaciones de autónomos reclaman el pago de una cuota de autónomos basada en los rendimientos reales de la actividad económica. Sería una cotización equiparable a la que se realiza en el régimen general, puesto que los trabajadores por cuenta ajena sí pagan a la Seguridad Social en función de su salario. Las demandas de los autónomos giran en torno a establecer una base mínima similar al salario mínimo interprofesional, que son 648,60 euros en 2015.

Esto supondría que los autónomos cuyos rendimientos estuvieran por debajo de esta cifra no tendrían que soportar cotizaciones sociales de manera obligatoria, aunque sí podrían pagar voluntariamente. La idea sería establecer cinco tramos de cotización: una mínima, tres intermedias y una máxima. Estos tramos se referirían, igualmente, a los umbrales de cotización obligatoria. No quita que un autónomo al que corresponda por sus rendimientos pagar por la base mínima decida libremente hacerlo por una base mayor.

El mayor problema de este sistema es que puede suponer un empobrecimiento de los autónomos al alcanzar la edad de jubilación. Si partimos del hecho de que ya hoy en día se cotiza mayoritariamente por la base mínima, podemos prever que una bajada de base será una medida que tendrá una fuerte impacto en el futuro. Si el autónomo no es capaz de ir incrementando sus rendimientos y, por tanto, su cotización, a lo largo de su vida laboral, la prestación de jubilación que le corresponda podrá no ser suficiente para cubrir sus necesidades básicas.New Call-to-action