¿Te jubilas y vas a rescatar tu plan de pensiones?

plan pensiones autonomo

Alcanzar la edad de jubilación es uno de los requisitos que se exigen para poder rescatar un plan de pensiones. Tanto si la jubilación deriva del régimen general como del especial de autónomos, la fiscalidad es la misma. La única diferencia es que el trabajador en régimen general sumará el importe del rescate al resto de sus rendimientos del trabajo, mientras que el autónomo acumulará esa cantidad a los beneficios o pérdidas derivados de su actividad económica.

Los planes de pensiones pueden rescatarse en forma de capital (todo de una vez); de renta (percibiendo una cantidad cada mes) o mixta (rescatando una parte junta y el resto en forma de renta). De cualquiera de las formas, tributará como rendimientos del trabajo. En cualquier caso, para rescatar un plan de pensiones hay que tener en cuenta dos cosas:
– El momento en que se va a rescatar. Puede ser en el mismo año de la jubilación o en los siguientes.
– La manera en la que queremos cobrarlo.

La prestación en forma de capital se define como una percepción de pago único. El cobro de este modo presenta importantes ventajas fiscales, siempre que se cumplan determinados requisitos. Las prestaciones derivadas de los planes de pensiones contratados hasta el 31 de diciembre de 2006 pueden aplicar una reducción del 40% a la parte de prestación que corresponda a aportaciones (y sus rendimientos) realizadas antes de dicha fecha, siempre que se perciba en forma de capital ( régimen transitorio establecido en la Ley 35/2006, del IRPF).

Es decir, si yo tengo un plan de pensiones contratado antes del 31/12/2006, en el momento del cobro podré reducir en un 40% los rendimientos derivados de lo que he aportado hasta esa fecha. Lo que aporté posteriormente tributará íntegro.

La entrada en vigor de la reforma fiscal e enero de 2015 mantiene este beneficio, aunque se aplica un nuevo régimen temporal para poder beneficiarse de él. Solo puede aplicarse la reducción a un solo ejercicio fiscal de rescate. A su vez, éste debe hacerse en unos plazos determinados, dependiendo de la fecha de jubilación:
* Los que se jubilen a partir del 1 de enero de 2015, pueden aplicar la reducción si rescatan el plan hasta dos años después desde que se produce la contingencia.
* Los que se hubieran jubilado entre 2011 y 2014, pueden aplicarla si lo rescatan dentro de los 8 años siguientes.
* Los que se jubilaron en 2010 o antes, deben rescatar el plan hasta el 31 de diciembre de 2018 si quieren beneficiarse de la reducción.

Es conveniente no rescatar el plan de pensiones el mismo año de la jubilación, para suavizar el impacto fiscal que supone el incrementar los ingresos obtenidos del trabajo. Pero esto depende de las circunstancias personales. Si, por ejemplo, un autónomo ha obtenido pérdidas en su negocio el ejercicio en el que se jubila, esas pérdidas pueden rebajar el impacto de un rescate en forma de pago único.

En cualquier caso, cada uno debe hacer números para planificar sus impuestos según su situación.





programa de facturacion